VIAJES ATI S.A.

negativopositivo (6 rating, 6 votos)
Loading ... Loading ...

Sres Subsecretaria de Defensa del consumidor
De mi mayor consideración :

Es mi intención que a través de Uds. pueda llevar mi reclamo a una justa solución por el siguiente motivo:
En junio del corriente, mi esposa y yo compramos un paquete turístico en la empresa ATI viajes suc. Palermo para visitar Cuba, incluía 2 noches en la Habana y 6 en Varadero, con salida el día miércoles 15 del mismo mes.
Luego de los acontecimientos detallados más abajo, hicimos un reclamo por escrito a la empresa Ati adjuntando fotocopias de los comprobantes de gastos ocasionados, y no tuvimos ninguna respuesta, ( ni siquiera fuimos citados para interiorizarse , a pesar que nos prometieron que a más tardar 15 días tendríamos respuesta)
Detalle de lo ocurrido :
Jueves 23 : Luego de haber pasado los días en Varadero nos pasó a buscar por el hotel el transporte que nos trasladó hasta el aeropuerto para iniciar el viaje de regreso. Cuando llegamos yo me sentía muy mal debido a una severa otitis ya diagnosticada, por el especialista Dr.Manuel De La Torre (de la Clínica Internacional Varadero), quien hizo una orden para que el seguro de salud Assist-card me hiciera atender en un lugar más idóneo, dos dias antes al regreso, pero nuestros pedidos a Assist card ( telefónicos ) fueron respondidos con evasivas, diciendo que se había enviado un mail a Assist-card de Buenos Aires y que no obtuvieron respuesta. Cada vez que se solicitó la atención, el operador de turno contestaba lo mismo…. “el mail no tuvo respuesta”. Y así llegamos al día en que tuvimos que emprender el regreso.
Cuando ya habíamos hecho los trámites de emigración, mi señora nota que yo estaba en estado febril y solicitó la asistencia de la doctora de la estación aérea (Dra. Mercedes. Tel 6453730), quien gentilmente nos llevó a la sala de guardia del aeropuerto y me tomó la fiebre, constatando que realmente había un estado febril. También examinó oídos y garganta, aconsejó NO viajar en este estado, ya que ella, como médica a cargo, no autorizaría el embarque. Acto seguido llamó a la Sra “jefe de tráfico aéreo del aeropuerto” para comentarle su decisión y esta llamó al representante de “Conviasa”. Así fue como se presentó el Sr. Francisco Díaz (tel 52504678 o 2664923), quien dijo tener el puesto de “Gerente de estación”.
El Sr Francisco Díaz . dijo que él, como representante de la línea aérea Conviasa, me aconsejaba que hiciera lo que la doctora me sugería (ser atendido a través de mi seguro con un especialista en la Habana), y luego embarcar el lunes 27 (ya que era el primer vuelo inmediato ) para continuar mi viaje a Buenos Aires con varias horas de espera y hospedaje pago en Caracas. Él me aseguro ( el Sr. Díaz )que no iba a tener ningún inconveniente el lunes 27 para retornar a Buenos Aires y que sólo debía pagar una penalidad de 100 cuc. por cambio de fecha ,indicó que a la mañana siguiente (viernes 24) fuera a las oficinas de Conviasa, en el centro de la Habana, a pagar la penalidad y retirar el pasaje para el día lunes27.
También llamaron al seguro, quienes dijeron que se harían cargo de los gastos de estadía de una persona durante esas cuatro noches hasta el lunes (día en que embarcaría para mi regreso). Visto que tanto el seguro como la empresa aérea me aseguraban que no iba a haber ningún inconveniente para el próximo vuelo de retorno, acepté el consejo de la Dra. Mercedes de ser atendido esa misma noche en la Habana.
Minutos más tarde , el seguro me envió un taxi para llevarme a la clínica “Cira García” de la Habana donde fui atendido y medicado por el especialista Dr. Victoriano Machin González, quien opinó que la doctora usó un buen criterio al aconsejar no viajar y esperar unos días a que se desinflamen los oídos ,ante la duda de una perforación de tímpanos.
Mi seguro se hizo cargo del traslado, la atención y los medicamentos de clínica; pero esa noche me llamó uno de sus operadores pidiendo que yo me hiciera cargo de la primer noche y que luego ellos se contactarían conmigo para cubrirme el costo de las noches restantes hasta el lunes 27 (cosa que nunca ocurrió), por supuesto en la mañana siguiente a primeras horas , a pesar de sentirme muy mal ,me comuniqué telefónicamente con ellos y me dijeron que no se harían cargo de la estadía . OH! ( primer sorpresa ).
Luego me fui a las oficinas de Conviasa solicitando la reserva o confirmación del pasaje e invocando el nombre del representante de Conviasa, mi segunda sorpresa fue cuando me dijeron que eso era imposible, que no había pasajes para Buenos Aires hasta casi fines de Julio, y que el Sr. Francisco Diaz seguramente no estaba al tanto de ello. Lo cierto era que yo me había quedado en la Habana porque el representante de la empresa, me aseguró que no iba a tener problemas con la reserva y que él personalmente me aconsejaba que siguiera los consejos de la Dra. Mercedes, y que si tenia algún problema me comunicara con él a los teléfonos arriba mencionados. Sin embargo sólo recibí excusas. Lo único que yo necesitaba era viajar el día lunes pero, mientras las empleadas decían haber enviado un mail a la central en Venezuela (el que nunca tuvo respuesta), el horario laboral del día viernes terminó sin disipar la incertidumbre de qué sería lo que pasaría el día lunes siguiente (ya que sábado y domingo las líneas aéreas tienen sus oficinas cerradas en La Habana).
El Lunes 27, a primera hora, estaba en la oficina de Conviasa con la intención de resolver la situación. Y después de muchas contradicciones las empleadas dijeron que se cobraría la penalidad, y que estaban viendo algún otro cargo más (por no se qué cuestión).
Muy próximo a la hora del vuelo me comunicaron que me cobrarían una tarifa de u$s 1542 a la que restarían lo ya abonado a la agencia Ati por el viaje de regreso. No satisfechos con eso, también cobrarían la penalidad de 100 cuc., por lo que si quería embarcar tendría que pagar a la empresa Conviasa la suma de u$s 875,96 o de lo contrario no me embarcarían.
Cabe remarcar que mi familia fue informada de lo que estaba pasando a través de un mail ,en el cual les solicité que en la mañana del día lunes 27 fueran a reclamar en la oficina de Ati Viajes (Sucursal Palermo, emisores de los pasajes), por sugerencia de Conviasa Habana, ya que según éstos se podría facilitar la situación si interviniera la agencia emisora.
Así se hizo, pero no hubo ninguna comunicación de Ati para con Conviasa (según dijeron en Habana) informando que un pasajero suyo se encontraba aún allí como consecuencia de un problema de salud.

Después de lo expuesto solicito:
Su intermediación con Ati viajes para el reintegro de lo pagado en la Habana en concepto de pasaje, dado que la tarifa fue claramente una extorsión a un pasajero , a quien la Empresa Conviasa ( por la cual es indirectamente responsable Ati ), le aseguró que no iba a tener ningún problema y que además, ya se había abonado en Buenos Aires.
También la intermediación con Ati Viajes para reclamar el reintegro de los gastos ocasionados por la inactividad de Asisst-Card, únicos responsables de todo lo ocurrido.
Cabe aclarar que también perdí la estadía y desayuno en el hotel “Puerto Viejo” de Caracas, a pesar de que en el viaje de regreso original tenia pago, ya contratado con Ati.
Tengo a vuestra disposición todos los comprobantes referidos al caso , que también fueron fotocopiados y enviados oportunamente con el reclamo a Ati.

Sin más y esperando que la presente situación sirva como experiencia de lo que no le debe ocurrir a un viajero, y que la empresa tome cartas en tan importante situación.

Saludo a Uds. y quedo a su disposición para ampliar lo que aquí traté de sintetizar

Raúl Gabriel González – DNI 10.896.555
Tel.cel. 011-5183-6033
Tel. domicilio 03487-421308
Domicilio: Suipacha 533- Zárate-Bs.As.